Columna de opinión

02/12/2011

Grupo de Académicos de la FCFM - U. de Chile realizó Declaración Pública

 

Grupo de Académicos de la FCFM - U. de Chile realizó Declaración Pública

La presente declaración fue publicada en el diario La Tercera el pasado 6 de noviembre.

Los abajo firmantes, académicos y académicas de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile queremos, mediante esta declaración, hacer pública nuestra postura acerca de la situación del sistema educacional en Chile y la actual coyuntura.

Primero, creemos que las demandas estudiantiles responden a un anhelo transversal y mayoritario de la sociedad chilena, que desea que el Estado provea educación pública, de calidad y accesible, en todos sus niveles. Esto se muestra absolutamente necesario como respuesta al modelo educativo imperante el que, a pesar de haber aumentado la cobertura, ha mantenido una segregación extrema, fortalecido una inequidad que se replica por generaciones, generado un alto endeudamiento de las familias chilenas, y todo esto con resultados académicos pobres. Afortunadamente, el inmovilismo de décadas ha sido roto gracias al llamado de atención de los estudiantes quienes, contra viento y marea, lograron instalar el tema en la agenda pública pese a las imponentes fuerzas del statu quo. No podemos sino alabar la tenacidad, inteligencia y valentía de los estudiantes chilenos.

Segundo, creemos que el cambio deseado por la enorme mayoría es posible si acaso las autoridades y parlamentarios se abriesen a entablar un diálogo franco con académicos, profesores, estudiantes y expertos, donde no haya alternativas vedadas de antemano por razones dogmáticas, y donde se reconozca la legitimidad de las contrapartes. Lamentablemente, lo que hemos observado muchas veces es, por el contrario, intransigencia por parte de algunas autoridades que, por un lado llaman al diálogo mientras por otro hacen denodados esfuerzos para que el movimiento por la educación muestre una cara debilitada, criminalizando su actuar, descalificando incluso a nuestro Rector lo que consideramos una afrenta a nuestra Universidad e intentando generar conflictos entre diferentes agentes del mundo de la educación pública mediante el agrio mecanismo de hacerlos pelear por presupuestos insuficientes, que parecen buscar profundizar más que cambiar la situación actual.

Tercero, consideramos que la discusión nacional se encuentra en un momento crucial, porque tras seis meses de movilizaciones el riesgo ya no es sólo quedar en lo mismo: los enemigos de la idea de la educación pública en general, y de la Universidad de Chile en particular, quieren aprovechar la situación actual para terminar la tarea que no pudieron completar en los ochenta: acabar con la educación pública, privatizando completamente el sistema. Por esto, es evidente que existen muchos y muy poderosos actores que desean que a los colegios y Universidades públicas les vaya mal, que se pierdan semestres y años, y que los alumnos de colegios públicos rindan peores pruebas de ingreso; muchos que prefieren que haya violencia, y que no dudarán en dejarla desarrollarse para luego magnificarla, con el solo objetivo de mejorar su posición en un mercado que no quieren dejar ir pues es demasiado lucrativo. La vieja idea de que los extremos se tocan tiene aquí una clara demostración: aquellos que cometen actos de violencia, o aquellos estudiantes que hoy eligen formas de movilizarse que impiden el quehacer educacional, terminan siendo funcionales a quienes buscan terminar con la educación pública. Por ello, llamamos a todos a cuidar los espacios que el movimiento por la educación ha ganado, evitando dejarse provocar por aquellos que quieren desacreditarlo y que buscarán en las mismas acciones del movimiento, armas para atacarlo.

Sabemos que el cambio hacia un modelo diferente, donde por la vía de la educación se logre una sociedad solidaria y de oportunidades en que sean el esfuerzo y el talento, y no el origen social, los que determinen los logros personales, será largo. Y sabemos que hay importantes actores que se opondrán fuertemente a cualquier cambio pues mermaría su negocio y sus intereses particulares. Pero el anhelo de una educación pública de calidad es no solo razonable sino también factible y necesario para Chile. Nos declaramos dispuestos a explicar una y otra vez, por qué el Estado debe tener un nuevo trato hacia la educación pública en general, y hacia sus universidades en particular. No hay mejor momento para empezar a andar este camino que ahora mismo.

1. Luis Aguirre, Departamento de Geología
2. Héctor Agusto, Escuela de Ingeniería y Ciencias
3. Juan Alvarez, Departamento de Ciencias de la Computación
4. Hugo Arellano, Departamento de Física
5. Rodrigo Arias, Departamento de Física
6. Ricardo Baeza-Yates, Departamento de Ciencias de la Computación
7. Nelson Baloian, Departamento de Ciencias de la Computación
8. Pablo Barceló, Departamento de Ciencias de la Computación
9. Felipe Barra, Departamento de Física
10. Leonardo Basso, Departamento de Ingeniería Civil
11. Cecilia Bastarrica, Departamento de Ciencias de la Computación
12. Ruben Boroschek, Departamento de Ingeniería Civil
13. Benjamín Bustos, Departamento de Ciencias de la Computación
14. Jaime Campos, Departamento de Geofísica
15. Luis Campusano, Departamento de Astronomía
16. Simón Cassasus, Departamento de Astronomía
17. Reynaldo Charrier, Departamento de Geología
18. Luis Cifuentes, Departamento de Ingeniería de Minas
19. Carlos Conca, Departamento de Ingeniería Matemática
20. Eduardo Contreras, Departamento de Geofísica
21. Eduardo Contreras, Departamento de Ingeniería Industrial
22. María Luisa Cordero, Departamento de Física
23. Patricio Cordero, Departamento de Física
24. Cristián Cortés, Departamento de Ingeniería Civil
25. Alberto de la Fuente, Departamento de Ingeniería Civil
26. Gerardo Díaz, Departamento Ciencia de los Materiales
27. Marcos Díaz, Departamento de Ingeniería Eléctrica
28. Bernhard Dold, Departamento de Geología
29. Juan Carlos Elicer, Departamento de Ingeniería Mecánica
30. Blanca Escobar, Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología
31. Daniel Espinoza, Departamento Ingeniería Industrial
32. Rodrigo Espinoza, Departamento Ciencia de los Materiales
33. Renato Espoz, Escuela de Ingeniería y Ciencias
34. Johan Fabry, Departamento de Ciencias de la Computación
35. Claudio Falcón, Departamento de Física
36. Marcelo Farías, Departamento de Geología
37. Marcos Flores, Departamento de Física
38. Laura Gallardo, Departamento de Geofísica
39. María Teresa Garland, Departamento de Física
40. Rene Garreaud, Departamento de Geofísica
41. Ziomara Gerdtzen, Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología
42. Hans Göpfert, Departamento de Ingeniería de Minas
43. Francisco Gracia, Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología
44. Claudio Gutiérrez, Departamento de Ciencias de la Computación
45. Paulo Herrera, Departamento de Ingeniería Civil
46. Ricardo Herrera, Departamento de Ingeniería Civil
47. Nancy Hitschfeld, Departamento de Ciencias de la Computación
48. Sergio Jara, Departamento de Ingeniería Civil
49. Willy Kracht, Departamento de Ingeniería de Minas
50. Ricardo Letelier, Departamento Ciencia de los Materiales
51. Paulina Lira, Departamento de Astronomía
52. Francisco Martínez, Departamento de Ingeniería Civil
53. James McPhee, Departamento de Ingeniería Civil
54. Viviana Meruane, Departamento de Ingeniería Mecánica
55. María Ofelia Moroni, Departamento de Ingeniería Civil
56. Christian Moscoso, Departamento de Ingeniería de Minas
57. Nicolás Mujica, Departamento de Física
58. Marcela Munizaga, Departamento de Ingeniería Civil
59. Raul Muñoz, Departamento de Física
60. Ricardo Muñoz M., Departamento de Geofísica
61. Ricardo Muñoz V., Departamento de Astronomía
62. Alvaro Núñez, Departamento de Física
63. Sergio Ochoa, Departamento de Ciencias de la Computación
64. Marcos Orchard, Departamento de Ingeniería Eléctrica
65. Julián Ortiz, Departamento de Ingeniería de Minas
66. Axel Osses, Departamento de Ingeniería Matemática
67. Gonzalo Palma, Departamento de Física
68. Rodrigo Palma B.,
Departamento de Ingeniería Eléctrica
69. Rodrigo Palma H.,
Departamento de Ingeniería Mecánica
70. Mario Pardo, Departamento de Geofísica
71. Javier Ruiz, Departamento de Geofísica
72. Andrés Pavez, Departamento de Geofísica
73. Luisa Pinto, Departamento de Geología
74. José Piquer, Departamento de Ciencias de la Computación
75. Bárbara Poblete, Departamento de Ciencias de la Computación
76. Claudia Rahmann, Departamento de Ingeniería Eléctrica
77. Sofía Rebolledo, Departamento de Geología
78. María Cecilia Rivara, Departamento de Ciencias de la Computación
79. Romain Robbes, Departamento de Ciencias de la Computación
80. Maisa Rojas, Departamento de Geofísica
81. Patricio Rojo, Departamento de Astronomía
82. Roberto Rondanelli, Departamento de Geofísica
83. Javier Ruiz del Solar, Departamento de Ingeniería Eléctrica
84. José A. Rutllant, Departamento de Geofísica
85. Doris Sáez, Departamento de Ingeniería Eléctrica
86. Oriana Salazar, Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología
87. Cristián Salgado, Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología
88. Aquiles Sepúlveda, Departamento de Ingeniería Mecánica
89. Rodrigo Soto, Departamento de Física
90. Aldo Tamburrino, Departamento de Ingeniería Civil
91. Éric Tanter, Departamento de Ciencias de la Computación
92. Leonor Varas, Departamento de Ingeniería Matemática
93. Gabriel Vargas, Departamento de Geología
94. Luis Vargas, Departamento de Ingeniería Eléctrica
95. Tomás Vargas, Departamento de Ingeniería Química y Biotecnología
96. Ximena Vargas, Departamento de Ingeniería Civil
97. Juan Velásquez, Departamento de Ingeniería Industrial
98. Emilio Vera, Departamento de Geofísica
99. Carlos Vignolo, Departamento de Ingeniería Industrial
100. Jacques Wiertz, Departamento de Ingeniería de Minas

Académicos FCFM