28/07/2006

EL DII Y LA WWF REALIZAN SEMINARIO SOBRE LOS EFECTOS AMBIENTALES Y SOCIALES DE LA APERTURA COMERCIAL

El martes en Casa Central, el profesor del Departamento de Ingeniería Industrial de la FCFM, Raúl O’Ryan junto a expertos de la Universidad Austral y la WWF, mostraron los resultados de un estudio conjunto sobre el tema. Además, analizaron y debatieron sobre los efectos en el sector forestal y del salmón.

El martes en Casa Central, el profesor del Departamento de Ingeniería Industrial de la FCFM, Raúl O’Ryan junto a expertos de la Universidad Austral y la WWF, mostraron los resultados de un estudio conjunto sobre el tema. Además, analizaron y debatieron sobre los efectos en el sector forestal y del salmón.
 
"La actividad económica asociada al comercio acentúa las presiones sobre el medio ambiente, muchas veces gatillando tensiones entre los intereses monetarios, sociales y ambientales. Por tal motivo es relevante que los países estudien, de acuerdo a sus particularidades, los efectos de estas interrelaciones". Estas palabras del Coordinador de la Organización Mundial de la Conservación (WWF), David Tecklin, fueron las que abrieron el análisis sobre los efectos ambientales y sociales que ha tenido la fuerte apertura comercial que Chile ha venido experimentando desde los años ’90.
 
También fue un martes de debate en el salón Domeyko de Casa Central. Discusión sobre los resultados e implicancias del estudio: "Liberalización del comercio, pobreza rural y medio ambiente" que realizan en forma conjunta el DII de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile, la Universidad Austral y la WWF. Las exposiciones y puntos de vista giraron específicamente en torno a los cambios productivos que se están generando en las regiones VII, IX, X y XI gracias al crecimiento de la industria forestal y salmonera.
 
Una de las conclusiones principales que expuso el profesor Raúl O’Ryan, quien además es jefe de este proyecto, fue que la apertura comercial ha generado crecimiento económico y reducción de la pobreza a largo plazo en el centro sur de Chile. Esto no quita que haya población vulnerable que, de paso, haya salido afectada, como es el caso de indígenas, jóvenes, ancianos y mujeres.
 
"Los resultados nos muestran que una comuna tiene mayor incidencia en la pobreza como porcentaje de su población, si tiene una mayor proporción de población joven, sin mayor educación, trabajando en el sector agrícola. En cambio, una comuna tiene menor incidencia en la pobreza como porcentaje de su población si tiene una mayor proporción de población en el sector de la celulosa o en acuicultura", explicó el académico ante una atenta audiencia.
 
Otra evidencia mostrada por O’Ryan es que algunas regiones salieron más perjudicadas que otras en el proceso de apertura, lo que depende de las características de la población y también de sus características productivas. "En el caso del sector forestal, la apertura comercial fue clave para cambios en uso de suelo, aumento de precios y generación de competencia en sectores tradicionales. Al ser menos intensivo en trabajo y más tecnológico, el trabajo no calificado, especialmente en sectores rurales, se vio afectado. En el caso del sector salmonero, su desarrollo ayudó a disminuir los problemas de pobreza  en la 10ª región. Aumentó el empleo y, al ser más intensivo en mano de obra no calificada, ha beneficiado el empleo de la zona".
 
 
 
 
 
Texto: María Luisa Gili.